CALAFELL LANZA UNA CAMPAÑA PARA APOYAR A SUS ESTABLECIMIENTOS KM0

Local y tradición son dos adjetivos arraigados en la cultura y el ADN de Calafell. Este pueblo pesquero de la Costa Dorada tiene en sus pequeños comercios y restaurantes ua joya turística, activo prácticamente los 365 días del año.
Por eso, el cierre temporal del sector de la restauración en Cataluña para frenar la expansión de la Covid-19, Calafell ha impulsado la campaña “Seguimos cocinando para ti”. El organismo tarraconense ha creado un sitio web para otorgar la máxima difusión a los restaurantes del municipio que ofrecen servicio de comida para llevar y entrega a domicilio.


Todos los establecimientos restauradores de Calafell pueden promocionarse de forma totalmente gratuita; los únicos requerimientos son ofrecer servicio de comida para recoger o a domicilio (o ambas) y estar ubicados en el pueblo. Para inscribirse, hay que solicitarlo con un correo a informacio@calafell.org,facilitando los datos de contacto y los servicios take away que se ofrecen.

La concejala de Promoción de la Ciudad de Calafell, María Lluïsa Lastra, ha declarado que “estamos atravesando un momento muy complicado y por eso, desde nuestra posición, debemos ayudar, ejerciendo de altavoz de nuestros hosteleros y comerciantes con iniciativas como ‘Seguimos cocinando para ti’”.


Con la llegada del otoño, esta villa marítima de la Costa Dorada, se reinventa como un destino ‘para todo el año’ y demuestra ser mucho más que sus extensas playas de arena fina. Desde hace unos años, este municipio apuesta por su comercio local y los productos gastronómicos de km0 como un segmento más de su oferta turística, añadiendo el turismo de compras como uno de los reclamos de Calafell.


Adentrarse en las calles de Calafell supone encontrarse con varios comercios pequeños, locales y auténticos, donde la tradición y el ‘buen hacer’ son su marca de identidad más valiosa. Desde jugueterías con más de 50 años de historia, pasando por negocios con catálogos textiles que visten a toda la familia o los restaurantes que, generación tras generación, preparan con ímpetu y buen gusto el xató y el arrossejat, Calafell es un pueblo activo y abierto a las familias durante las cuatro estaciones del año.