JAVIER SANZ VITICULTOR ESTRENA AÑADA E IMAGEN

 

Javier Sanz Viticultor, bodega situada en La Seca (Valladolid), ha presentado las nuevas añadas de Javier Sanz Verdejo, buque insignia de la empresa, y Javier Sanz Sauvignon Blanc. Ambas referencias pertenecen a la gama de vinos que da nombre a la bodega y que representan la máxima expresión del territorio y de la tradición.

Javier Sanz Verdejo, con una crianza de tres meses sobre sus finas lías y elaborado con uvas pertenecientes a un viñedo de más de 40 años, se ha convertido en una fiel representación de la variedad autóctona de Rueda. Javier Sanz Verdejo 2020 es un vino brillante, de gran riqueza aromática, con notas varietales a pomelo, anís e hinojo, y con una acidez cuidada y de gran persistencia.

La añada 2020 de Javier Sanz Verdejo sale al mercado con una producción total de 500.000 botellas y estará disponible en tres formatos diferentes: estándar (750 ml.), mágnum (1.500 ml.) y doble mágnum (3.000 ml.).

Por su parte, la añada 2020 de Javier Sanz Sauvignon Blanc, con dos meses de crianza sobre sus propias lías, se presenta como un vino más complejo, con gran intensidad aromática y notas tropicales que recuerdan a piña y frutas de hueso. En boca, muestra una acidez que aumenta la sensación de frescor y acentúa sus sabores cítricos y tropicales.

Las dos referencias podrán adquirirse desde principios de abril, en los puntos habituales de venta y a través de la página web de la compañía (www.bodegajaviersanz.com/tienda).

Estos dos vinos son las primeras referencias de la línea Javier Sanz Viticultor que se presentan con la imagen renovada de la bodega.

Este cambio en las etiquetas y en el formato de la botella, más moderno y elegante, busca transmitir la filosofía de Javier Sanz Viticultor, donde la historia y la tradición conviven con la innovación y la sostenibilidad, apuesta enfocada a conseguir la máxima expresión de la calidad.

Además, la naturaleza, como pilar fundamental de la filosofía de la bodega, se convierte en el hilo conductor de esta nueva imagen y las hojas y el terreno se plasman en las botellas de Javier Sanz Verdejo y Javier Sanz Sauvignon Blanc.

Por su parte, Javier Sanz Viticultor anunciará próximamente la salida al mercado de nuevas añadas en esta gama de vinos, también con etiquetas renovadas.

Con esta decisión la bodega continúa trabajando en pro de la excelencia en todos los procesos, adaptándose a los nuevos tiempos, sin dejar de lado la esencia que la ha convertido en una de las bodegas más reconocidas de la Denominación de Origen Rueda.

Pagos de Araiz Rosado, el mejor vino rosado de Navarra

El vino Pagos de Araiz Rosado 2020 ha sido escogido en la Selección de los Vinos DO Navarra en su decimotercera edición como mejor vino rosado. La cata ciega, que garantiza el anonimato y está formada por un panel profesional de expertos ajenos a la Denominación de Origen Navarra, se celebró la semana pasada en la sede del Consejo Regulador. En dicha jornada, se cataron las 115 muestras presentadas pertenecientes a 40 bodegas diferentes de la DO Navarra, obteniendo Pagos de Araiz Rosado 2020 la mejor puntuación de entre todos los rosados presentados.

Para Juan Glaría, enólogo de la bodega, “este galardón significa un reconocimiento al esfuerzo y al mimo con el que todo el equipo trabaja día a día los propios viñedos y elaboraciones y con el que se espera impulsar el posicionamiento de los vinos de Navarra”.

El pasado año esta bodega navarra también fue galardonada con el Mejor Roble DO Navarra 2020 al presentar su Pagos de Araiz Roble 2017 coincidiendo ese año con la renovación de imagen de las etiquetas de esta gama de vinos y con el lanzamiento de su nueva página web www.bodegaspagosdearaiz.com y su nueva tienda online www.tienda.masaveubodegas.es

El resto de vinos galardonados en las otras categorías de vino blanco, vino tinto, vino tinto garnacha y vino blanco dulce, han sido Otazu Chadonnay 2020, Beramendi Crianza Tempranillo 2016, Albret La Loma 2019 y Valdelares Moscatel 2020.

BODEGA PAGOS DE ARAIZ

Con la adquisición de la Finca de Pagos de Araiz en Olite, por la familia Masaveu en el año 2000, germinó un proyecto fresco y atrevido en la tradicional D.O. Navarra. Esta apuesta comenzó con la construcción de una bodega absolutamente vanguardista de 14.000 m2 y de estilo château situada a las afueras de la villa medieval Olite.

En los tres años siguientes, se plantaron, en esa finca de 300 hectáreas, 240 de viñedos propios alrededor de las instalaciones de distintas variedades de uvas (tempranillo, graciano, garnacha, merlot, cabernet sauvignon, chardonnay y syrah). Su innovadora forma de gestión y una amplia oferta enoturística, conecta Pagos de Araiz al peso histórico, natural y vitivinícola del entorno con el arte y la gastronomía. Es el marco ideal de un futuro brillante y prometedor, vinculado a los valores de Navarra, territorio vitivinícola clásico y emergente al mismo tiempo.